Cloud. Hosting. Internet. Tecnología.


La vida de Steve Jobs (3 de 7): Pixar

15 de enero, 2015

En este capítulo para el blog de acens vamos a hablar de la sorprendente salida de Steve Jobs de Apple, la compañía que había fundado y que tantas satisfacciones le había reportado hasta entonces.

 

LA SALIDA DE APPLE

macintosh-steve-jobs-acens-blog-cloud

En la segunda mitad de 1984 las ventas del Macintosh empezaron a bajar. La interfaz gráfica era avanzada para la época pero el ordenador no era capaz de procesar los datos con rapidez (la RAM sólo contaba con 128 kB), no tenía disco duro interno con lo cual era tedioso copiar datos con disquetes porque sólo había una ranura, y la ausencia de ventilador provocaba que muchos elementos fallaran, con lo que el Macintosh recibió el apodo de «la tostadora beis». Jobs decidió atacar con los ‘Macintosh XL’, que resultaban ser los ordenadores Lisa sobrantes con un programa que emulaba al Mac, un producto que no representaba los altos estándares de calidad en los que él creía.

A esto tampoco ayudó el anuncio que creó Chiat/Day para el ‘Macintosh Office’, que integraba ordenador, red local, servidor e impresora. Esta vez dirigido por Tony Scott (hermano de Ridley) se proyectó también en la Super Bowl intentando repetir la estrategia de 1984 anti-IBM y se llamó ‘Lemmings’. Simulando al videojuego, unos ejecutivos en fila iban caminando con los ojos vendados y silbando la canción de ‘Los 7 enanitos’ hasta caer por un barranco. Las fuertes críticas no se hicieron esperar, como comentó a Fortune el presidente de una empresa de investigación de mercados: “El anuncio insultaba a las personas a las que Apple trataba de atraer”.

Por otro lado Steve Wozniak seguía trabajando en el grupo del Apple II, que supuso el 70% de las ventas navideñas de la empresa en 1984, pero decidió dimitir por los motivos que declaró posteriormente: “El resto de la compañía trataba a la gente del grupo del Apple II como si no tuvieran ninguna importancia a pesar del hecho de que el Apple II había sido, sin duda, el producto más vendido durante mucho tiempo, y siguió siéndolo en los años venideros”.

ronald-reagan-steve-jobs-acens-blog-cloud

Casualmente, menos de dos semanas después Wozniak y Jobs viajaron juntos hasta la Casa Blanca, donde Ronald Reagan les hizo entrega de la primera Medalla Nacional de la Tecnología, por “su desarrollo e introducción del ordenador personal, el cual ha provocado el nacimiento de una nueva industria ampliado el poder de los ordenadores a los usuarios”.

Jobs comenzó a tener desavenencias con el Consejo de Administración de Apple y con su CEO, John Scully. En una acalorada reunión en la que éste acusó a Jobs de quererle fuera de la compañía, Scully lanzó un órdago a los presentes, como contó más adelante Jobs: “Él preguntó: ‘Steve o yo, ¿por quién votáis?’. Lo planteó de tal forma que sólo un idiota hubiera votado por mí”. Pese a que respetaban a Jobs, no lo veían preparado para dirigir la compañía.

Tras meditarlo mucho Jobs decidió abandonar Apple el 17 de septiembre de 1985 junto con 5 trabajadores para embarcarse en una nueva compañía, NeXT.

 

 

NeXT

1024px-NeXT_logo.svg

NeXT (‘Siguiente’) fue el proyecto en que se embarcó un ilusionado Jobs. Para crear el logotipo Steve recurrió a Paul Rand, quien respondió esto cuando Jobs le preguntó si iba a presentarle varias opciones: “Resolveré tu problema y tú me pagarás. Puedes utilizar lo que yo produzca o no, pero no presentaré varias opciones, y en cualquiera de los casos me pagarás”. Como el ordenador que tenía en mente Jobs iba a ser cúbico (30,48 centímetros exactos cada lado), Rand presentó un cubo inclinado 28 grados, con letras de colores y la ‘e’ en minúscula, según él para connotar “educación, excelencia […] e=mc2”.

Apple había demandado a Jobs temerosa de que le hiciera competencia, pero llegaron a un acuerdo. Los ordenadores de NeXT no usarían un sistema operativo compatible con el del Mac, y se comercializarían sólo como equipos de alta gama para centros universitarios. La idea surgió de un encuentro en el verano con Paul Berg, Premio Nobel de Química, que se quejaba de lo difícil que era realizar experimentos en un laboratorio debido al tiempo de espera hasta obtener resultados. Jobs le indicó que podían simularlo en un ordenador: “Eso no sólo os permitiría acabar antes con los experimentos, sino que algún día todos los estudiantes de Microbiología de primer año del país podrían jugar con el software recombinante de Paul Berg”, a lo que éste respondió que se requería para ello ordenadores muy potentes y costosos.

A Jobs le hacía falta un inversor y encontró a Ross Perot, que puso 20 millones de dólares por el 16% de la empresa. Como anécdota, se cuenta que en una cena en San Francisco a la que Perot invitó a Jobs coincidieron con el Rey Juan Carlos I de España. Jobs habló sobre los ordenadores y el Rey le escribió algo en una nota. Luego Perot le preguntó a Jobs qué había ocurrido, a lo que este respondió: “Le he vendido un ordenador”.

Cuando se presentó en octubre de 1988, el NeXT aún no estaba terminado. Iba a ser uno de los pioneros en el concepto de los libros electrónicos con motor de búsqueda, ya que incorporaba un diccionario, un tesauro y el Diccionario Oxford de citas, además de los primeros libros digitales como las obras de Shakespeare. Pero su precio se fijó en 6.500 dólares, se incluyó un disco óptico que resultó ser lento y se prescindió de la disquetera. Así que cuando se comercializó no pasó de las 400 ventas mensuales.

Como curiosidad, el 6 de agosto de 1991 vio la luz la primera web, creada por Tim Berners-Lee, quien usó un ordenador NeXT como el primer servidor web. Como vemos en la foto, el ordenador tenía una etiqueta de aviso: “Esta máquina es un servidor. ¡No apagar!”.

primer-servidor-web-next-acens-blog-cloud

 

 

PIXAR

steve-jobs-pixar-acens-blog-cloud

A caballo con el proyecto NeXT, Jobs se había interesado a mediados del 85 por la animación con ordenador, ya que sabía que los ordenadores iban a evolucionar muchísimo en el campo de las 3 dimensiones. Steve se interesó en comprar el departamento de informática de Lucasfilm, dirigido por Ed Catmull, quedándose por 10 millones de dólares con el 70% de esa división y de su elemento de hardware más importante, el ‘Pixar Image Computer’ (enero de 1986). Se comercializó por 125.000 dólares y fue adquirido por animadores y diseñadores gráficos, la industria médica y servicios de inteligencia como la NSA.

“Me parece que los seres humanos son animales creativos capaces de descubrir formas nuevas e inteligentes de utilizar una herramienta nunca imaginada por su inventor”, contaba Jobs, hablando de las posibilidades del ordenador de Pixar, que trató de vender al público general creando para ello oficinas de venta en algunas grandes ciudades, que si bien tenía un precio menor (30.000 dólares) resultaba demasiado caro y complejo de usar.

Sin embargo, fue el departamento de animación digital de Pixar el que dio fama a la empresa. Dirigido por John Lasseter, ex empleado de Disney, su función primigenia era la de demostrar el potencial del software y del hardware de Pixar. Jobs y Catmull le pidieron que creara un cortometraje animado para el congreso anual de gráficos informáticos (SIGGRAPH) de 1986. Del renderizado de un flexo de la marca Luxo que había en su mesa, Lasseter creó el personaje Luxo, y con las ideas de sus colaboradores desarrollaron el corto ‘Luxo Jr.’.

La animación fue nombrada como mejor película en el SIGGRAPH, como contó un Steve Jobs que había ido a presenciar el acto: “Nuestra película era la única que tenía algo de arte, y no sólo buena tecnología. La esencia de Pixar consistía en crear esa combinación, igual que había hecho el Macintosh”. Incluso fue nominada a los Oscar aunque no ganó el premio, pero sirvió para que Jobs quisiera producir nuevos cortometrajes. En 1988 Pixar consiguió el Oscar al mejor cortometraje animado por Tin Toy («Juguete de hojalata»), el primero creado por ordenador en obtener el premio.

Por aquel entonces el sobrino de Walt Disney, Roy, quería informatizar el departamento de animación, y Pixar ganó el contrato para ello con CAPS (Sistema de Producción de Animación Informática). Disney compró decenas de ordenadores a Pixar a medida que CAPS se fue convirtiendo en parte integral de su sistema de producción.

Jobs quería que Pixar y Disney colaboraran en una película. Toy Story fue la propuesta de John Lasseter, cuya idea (compartida por Jobs) era que los objetos tenían sentimientos según su función; por ejemplo, si un vaso sirve para contener agua debe encontrarse triste si está vacío. Steve confiaba en Lasseter y por eso no se involucró mucho en el proceso creativo. La función de Jobs fue la de consolidar las relaciones con Disney.

steve-jobs-pixar-toy-story-acens-blog-cloud

El éxito de la película fue inmediato, ya que el primer fin de semana recaudó 30 millones de dólares en Estados Unidos (noviembre de 1995) y fue la película más taquillera del año, con un total de 362 millones de dólares recaudados en todo el mundo. Además, una semana después del estreno Pixar salió a bolsa con una oferta de 22 dólares por acción tras la insistencia de Jobs en fijar un precio más alto de los 14 dólares iniciales. En la primera media hora las acciones subieron hasta los 45 dólares y al final de la jornada acabaron en los 39 dólares. Eso significaba que Jobs, quien poseía el 80% de la empresa, tenía acciones valoradas en 1.200 millones de dólares.

steve-jobs-toy-story-acens-blog-cloud

 

 

OTROS POSTS DE ESTE SERIAL

 

 

Busca tu dominio

  • www.

(1) Comentarios

  1. Pingback: Berrikuntza da liderrak eta jarratzaileak desberdintzen dituena – Giants of History

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *