Cloud. Hosting. Internet. Tecnología.


El legado de Steve Jobs (7 de 7): una apasionada vida dedicada a la tecnología, creatividad, simplicidad y perfección

07 de mayo, 2015

Terminamos el serial que acens ha dedicado a Steve Jobs con un resumen de sus principales ideas y motivaciones. Y qué mejor forma de hacerlo que viendo el vídeo de la memorable ceremonia de graduación en Stanford (domingo 12 de junio de 2005).

 

EL FINAL DE SU SEGUNDA ETAPA EN APPLE

MG_5063-copy

Como te contamos entonces en el post ‘Para Apple la salud es lo primero’, el cáncer provoca que Steve Jobs abandone su cargo el lunes 17 de enero de 2011. Fallece el 5 de octubre de ese año, dejando a la compañía con un 77% de aumento de su beneficio en el anterior ejercicio. Entonces ya había 317 tiendas Apple en todo el mundo, con un ingreso medio por tienda de 34 millones de dólares en el año anterior.

 

numeros-apple-2015-acens-blog-cloud

En el artículo ‘Apple, el Midas corporativo’ de El País (1 febrero 2015, página 32) aparece un gráfico elaborado por el periódico donde se puede apreciar que la compañía de Cupertino es una de las más sólidas del mundo.

 

EL LEGADO DE STEVE JOBS

steve-jobs-rip-1955-2011-Apple-yatzer-2

La vida de Steve Jobs se puede resumir en tecnología, creatividad, simplicidad y perfección. Podríamos definir sus principales pautas a la hora de crear dispositivos así:

  • Distorsión de la realidad: Jobs motivaba a las personas para hacer cosas que nunca habían imaginado o pensaban que eran imposibles de llevar a cabo. Creaba un campo de distorsión de la realidad y podía convencer a cualquiera de realizar con éxito tareas muy difíciles.
  • Pasión por el detalle en el diseño: hasta las piezas más ocultas tenían que tener una buena presentación y guardar armonía con el conjunto del aparato, ya que según Steve eso indicaba el mimo con que se trabajaba. Tenía obsesión por los detalles en busca del producto perfecto, y le encantaban los bordes redondeados porque eran más amigables que las esquinas.
  • Hacer máquinas intuitivas: Jobs quería facilitar la vida a los usuarios desarrollando dispositivos que no requiriesen de un manual de instrucciones ni submenús ilimitados. El usuario sólo tendría que adivinar cómo manipular el dispositivo, que realmente funcionaría con esa sencillez.
  • Escuchar a los demás en busca de ideas: pese a que era obstinado, Jobs siempre estaba comentando con sus empleados qué les parecía tal idea o producto, con el fin de descubrir nuevos usos o vías inexploradas.
  • Control total de la experiencia del usuario: Steve desconfiaba de los sistemas abiertos porque le gustaba controlar todo lo que pudiera hacer el usuario, por ello el hardware y el software estaban estrechamente interrelacionados y cerrados ante las posibles modificaciones. Así garantizaba unos productos de calidad que se integraban perfectamente entre ellos.
  • Departamentos colaborativos y flexibles: la filosofía de Apple era la de construir una gran compañía con productos que se complementasen entre sí y satisficiesen todas las necesidades tecnológicas del usuario, por ello sólo había un único balance final de ingresos y gastos. De esta forma se fomentaba la colaboración entre los departamentos, ya que o todos tenían éxito o todos fracasaban.
  • Creatividad y diversión: los productos de Apple permitían a los clientes desarrollar su talento en muchos ámbitos de la vida, no sólo estaban pensados para el trabajo.
  • Simplicidad: Jobs estaba continuamente pensando en el minimalismo, llegando a eliminar el botón de encendido/apagado, quitando opciones fútiles de la interfaz o haciendo el software comprensible para cualquiera.

  

SUS PALABRAS DE DESPEDIDA

book-steve-jobs-by-walter-isaacson

La biografía realizada por Walter Isaacson se cierra con unas palabras de Jobs acerca de cuál esperaba que fuera su legado:

“Mi pasión siempre ha sido la de construir una compañía duradera en la que la gente se sienta motivada para crear grandes productos. Todo lo demás era secundario. Obviamente, era fantástico obtener beneficios, porque eso es lo que te permite crear grandes productos. Pero la motivación eran los propios productos, no los beneficios. Sculley les dio la vuelta a esas prioridades y convirtió el dinero en la meta. Es una diferencia sutil, pero acaba por afectar a todos los campos: la gente a la que contratas, quién recibe ascensos, qué se discute en las reuniones.

Algunas personas proponen: «Dales a los clientes lo que quieren». Pero esa no es mi postura. Nuestro trabajo consiste en averiguar qué van a querer antes de que lo sepan. Creo que fue Henry Ford quien dijo una vez: «Si les hubiera preguntado a mis clientes qué querían, me habrían contestado: “¡Un caballo más rápido!”». La gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas. Por eso nunca me he basado en las investigaciones de mercado. Nuestra tarea estriba en leer las páginas que todavía no se han escrito.

Edwin Land, de Polaroid, hablaba acerca del cruce entre las humanidades y la ciencia. Me gusta esa intersección. Hay algo mágico en ese lugar. Hay mucha gente innovando, y esa no suele ser la característica principal de mi línea de trabajo. El motivo por el que Apple cuenta con la aceptación de la gente es que existe una corriente profunda de humanidad en nuestra innovación. Creo que los grandes artistas y los grandes ingenieros se parecen, porque ambos sienten el deseo de expresarse. De hecho, algunas de las mejores personas que trabajaron en el Mac original eran también poetas y músicos. En los años setenta, los ordenadores se convirtieron en una herramienta para que la gente pudiera expresar su creatividad. A los grandes artistas como Leonardo da Vinci y Miguel Ángel también se les daba muy bien la ciencia. Miguel Ángel sabía mucho acerca de la extracción de las piedras en las canteras, y no solo sobre cómo ser un escultor.

La gente nos paga para que les ofrezcamos soluciones integradas, porque ellos no tienen tiempo para pensar en estas cosas constantemente. Si sientes una pasión extrema por la creación de grandes productos, eso te lleva a ser integrado, a conectar el hardware con el software y la gestión de contenidos. Quieres abrir un nuevo terreno, así que tienes que hacerlo por tu cuenta. Si quieres que tus productos queden abiertos para utilizarse con otro hardware o software, entonces tienes que renunciar a una parte de tu visión.

En diferentes momentos del pasado hubo compañías que representaban a todo Silicon Valley. Durante mucho tiempo se trató de Hewlett-Packard. Después, en la época de los semiconductores, fueron Fairchild e Intel. Creo que Apple lo fue durante un tiempo, y luego se desvaneció. Y hoy en día creo que se trata de Apple y Google, con Apple algo por delante. Creo que Apple ha resistido al paso del tiempo. Lleva ya una temporada activa, pero todavía se encuentra a la vanguardia de todo lo que ocurre.

Resulta sencillo arrojarle piedras a Microsoft. Ellos han caído claramente desde su puesto de dominio. Se han convertido en algo casi irrelevante. Y aun así valoro lo que hicieron y lo duro que resultó. Se les daba bien el aspecto empresarial de las cosas. Nunca fueron tan ambiciosos en cuanto a sus productos como deberían haberlo sido. A Bill le gusta presentarse como un hombre de productos, pero en realidad no lo es. Es un hombre de negocios. Vencer a otras empresas era más importante que crear grandes productos. Acabó siendo el hombre más rico que había, y si esa era su meta, entonces la alcanzó. Sin embargo, ese nunca ha sido mi objetivo, y me pregunto, al fin y al cabo, si era el suyo. Lo admiro por la empresa que construyó —es impresionante— y disfruté del tiempo que trabajé con él. Es un hombre brillante y de hecho tiene un gran sentido del humor. Sin embargo, Microsoft nunca contó con las humanidades y las artes liberales en su ADN. Incluso cuando vieron el Mac, no lograron copiarlo correctamente. No acabaron de comprenderlo del todo.

Tengo mi propia teoría acerca de por qué compañías como IBM o Microsoft entran en decadencia. Una empresa hace un gran trabajo, innova y se convierte en un monopolio o en algo cercano a ello en un campo determinado, y entonces la calidad del producto se vuelve menos importante. La compañía comienza a valorar más a los grandes comerciales que tienen, porque ellos son los que pueden aumentar los beneficios, y no a los ingenieros y diseñadores de productos. Así pues, los agentes de ventas acaban dirigiendo la compañía. John Akers, de IBM, era un vendedor fantástico, listo y elocuente, pero no sabía absolutamente nada sobre los productos. Lo mismo ocurrió en Xerox. Cuando los chicos de ventas dirigen la compañía, la gente que trabaja en los productos pierde importancia, y muchos de ellos sencillamente se marchan. Es lo que ocurrió en Apple cuando entró Sculley, y eso fue culpa mía, y también ocurrió cuando Ballmer llegó al poder en Microsoft. Apple tuvo suerte y se recuperó, pero no creo que nada vaya a cambiar en Microsoft mientras Ballmer siga al frente.

Odio que la gente se etiquete a sí misma como «emprendedora» cuando lo que en realidad está intentando hacer es crear una compañía para después venderla o salir a bolsa para poder recoger los beneficios y dedicarse a otra cosa. No están dispuestos a llevar a cabo el trabajo necesario para construir una auténtica empresa, que es la tarea más dura en este campo. Así es como puedes hacer una contribución real y sumarte al legado de los que vinieron antes que tú. Así es como construyes una compañía que siga representando unos valores dentro de una o dos generaciones. Eso es lo que hicieron Walt Disney, Hewlett y Packard, y las personas que construyeron Intel. Crearon una compañía para que durase, y no solo para ganar dinero. Eso es lo que quiero que ocurra con Apple.

No creo que haya sido desconsiderado con los demás, pero si algo es un asco, se lo digo a la gente a la cara. Mi trabajo consiste en ser sincero. Sé de lo que estoy hablando, y normalmente acabo teniendo la razón. Esa es la cultura que he tratado de crear. Somos brutalmente honestos los unos con los otros, y cualquiera puede decirme que creen que no cuento más que chorradas, y yo puedo decirles lo mismo. Hemos tenido algunas discusiones en las que nos hemos arrojado al cuello del otro, en que todos nos chillamos, y han sido algunos de los mejores momentos que he pasado. Me siento completamente a gusto al decir: «Ron, esa tienda tiene un aspecto de mierda» ante el resto de los presentes. O podría decir: «Dios mío, la hemos jodido bien con estos circuitos» frente a la persona responsable. Ese es el precio que hay que pagar por entrar en el juego: tienes que ser capaz de ser sincero al cien por cien. Tal vez haya una alternativa mejor, como un club inglés de caballeros en el que todos llevemos corbata y hablemos una especie de lenguaje privado con aterciopeladas palabras en clave, pero yo no conozco esa alternativa, porque provengo de una familia californiana de clase media.

En ocasiones he sido duro con otras personas, puede que más de lo necesario. Recuerdo una vez, cuando Reed tenía seis años, en que yo llegué a casa después de haber despedido a alguien ese día y me imaginé cómo sería para esa persona decirles a su familia y a su hijo pequeño que había perdido el trabajo. Era duro, pero alguien tenía que hacerlo. Decidí que mi trabajo siempre sería el de asegurarme de que el equipo era excelente, y si yo no lo hacía, nadie más iba a encargarse de ello.

Siempre hay que seguir esforzándose por innovar. Dylan podría haber cantado canciones protesta toda su vida y probablemente habría ganado un montón de dinero, pero no lo hizo. Tenía que seguir adelante, y cuando se puso manos a la obra, al pasarse a los instrumentos eléctricos en 1965, se encontró con el rechazo de mucha gente. Su gira europea de 1966 fue la mejor de todas. Salía al escenario y tocaba unas cuantas canciones con su guitarra acústica, y el público lo adoraba. Entonces salía lo que pasó a conocerse como The Band, y todos utilizaban instrumentos eléctricos, y el público a veces los abucheaba. Una vez estaba a punto de cantar «Like a Rolling Stone» y alguien de entre el público le gritó: «¡Judas!», y entonces Dylan le ordenó a su banda: «¡Dadle caña!», y eso hicieron. Los Beatles eran iguales. No paraban de evolucionar, de moverse, de refinar su arte. Eso es lo que he intentado hacer siempre, mantenerme en movimiento. De lo contrario, como dice Dylan, si no estás ocupado naciendo, estás ocupado muriendo.

¿Qué me motivaba? Creo que la mayoría de las personas creativas quieren expresar su agradecimiento por ser capaces de aprovechar el trabajo que otros han llevado a cabo antes que ellos. Yo no inventé el lenguaje ni las matemáticas que utilizo. Produzco solo una pequeña parte de mis alimentos, y ninguna de mis prendas de ropa está hecha por mí. Todo lo que hago depende de otros miembros de nuestra especie y de los hombros a los que nos subimos. Y muchos de nosotros queremos contribuir con algo para devolverle el favor a nuestra especie y para añadir algo nuevo al flujo de la humanidad. Es algo que tiene que ver con el intento de expresar una idea de la única forma en que muchos sabemos, porque no podemos escribir canciones como Bob Dylan u obras como Tom Stoppard. Tratamos de utilizar el talento que sí tenemos para expresar nuestros sentimientos más profundos, para mostrar nuestro aprecio por todas las aportaciones que vinieron antes que nosotros y para añadir algo a toda esa corriente. Eso es lo que me ha motivado”. Steven Paul Jobs.

 

 

 

Busca tu dominio

  • www.

 

 

OTROS POSTS DE ESTE SERIAL

 

(1) Comentarios

  1. Pingback: Post para acens: El legado de Steve Jobs (2015) | Jesús Marrone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *