Cloud. Hosting. Internet. Tecnología.


El sector financiero es el que más apuesta por la digitalización

06 de julio, 2017

KPMG ha realizado la encuesta ‘The paradox of digital disruption’, en donde indica que la mayoría de las empresas están adaptándose lentamente a la transformación digital. Esto está provocando el riesgo de que las compañías que no apliquen soluciones digitales se queden obsoletas. De hecho hace unos días te comentamos que según Commvault las empresas no están preparándose para la normativa RGPD.

 

En el gráfico que ha elaborado Statista a partir de la encuesta se refleja cómo el sector financiero es el que más apuesta por la digitalización (63%), curiosamente con mucha diferencia sobre las empresas de Telecomunicaciones (32%).

En acens tenemos algunos ejemplos de ello, como la colaboración con nuestros partners Banco Sabadell y Grupo Cooperativo Cajamar.

 

Parece ser que las empresas no han entendido bien las oportunidades que ofrece la digitalización, según estima KPMG, y por ello no las ponen en práctica. El 50% de los encuestados indica que la digitalización mejora la eficiencia operativa, y el 41% señala que incrementa la automatización de los procesos del núcleo de negocio.

 

La reducción de costes (52%) es la métrica más usada para rastrear los beneficios de la digitalización, mientras que la medición del crecimiento de los ingresos ocupa solamente un 22%; es decir, se busca más el abaratamiento de procesos que el crecimiento gracias a la digitalización.

Con una estrategia de digitalización efectiva las organizaciones no sólo reducirán costes, sino que incrementarán la eficiencia de los procesos y la agilidad, se diferenciarán de los negocios sobre sus competidores y mantendrán o ganarán su ventaja competitiva.

 

La falta de visión estratégica es la principal barrera para la digitalización (35%), puesto que un cambio duradero conlleva un plan de toda la organización. Las empresas necesitan una visión de arriba abajo que reconozca que la digitalización impactará cada parte de la organización y debe identificar transacciones específicas y aplicaciones estratégicas de las tecnologías digitales, así como los resultados deseados. Otros grandes retos son las limitaciones de los sistemas TI (32%) y la resistencia cultural a las nuevas formas de hacer negocio (30%).

 

Por ello, Stan Lepeak (Global Research Director, KPMG) señala: “Las organizaciones deben ser agresivas en sus esfuerzos para adaptar, extender e integrar esas tecnologías”, e indica 3 cosas que las empresas deben realizar:

  1. Desarrollar una visión estratégica clara: el liderazgo ejecutivo debe focalizarse en la transformación digital de toda la compañía, pensando en cómo se amoldará a las distintas líneas de negocio e implementando herramientas para medir los resultados.
  2. Ser flexible: una hoja de ruta de 3-5 años se quedará obsoleta antes de implementarla. Es mejor tener objetivos flexibles y adaptarse a medida que las tecnologías se desarrollan, mientras se trabaja en la visión estratégica a largo plazo.
  3. Fomenta un cambio cultural: el mayor obstáculo para la digitalización no es la tecnología sino la disposición a abrazar la disrupción.La transformación requiere nuevas formas de hacer negocio, habilidades, usar datos y tener mentalidad flexible en todos los niveles.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *