“El voto electrónico es posible”, Jaime Fernández (acens) en Computerworld University

Marlon Molina de Computerworld University ha entrevistado a Jaime Fernández (Responsable de Infraestructuras de acens) sobre la viabilidad del voto electrónico.

 

Marlon Molina:

Vamos a conocer un poco más del voto electrónico, de las posibilidades de las tecnologías y lo que podemos hacer para generar confianza. Para ello me acompaña Jaime Fernández. Él es responsable de infraestructuras en acens. ¿Qué tal, Jaime?

 

Jaime Fernández:

Qué tal Marlon, muy buenos días.

 

Marlon Molina:

Encantado de tenerte hoy. Jaime, ¿qué te parece si empezamos a hablar de tecnología? ¿Existen tecnologías para el voto electrónico?

 

Jaime Fernández:

Sí, sí, existe tecnología. Y además en España tenemos varias empresas que son referentes en voto electrónico. Y lo cierto es que varios países europeos, y otros de ámbito mundial, han avanzado bastante en el voto electrónico con estas tecnologías. Con mayor o menor éxito, algunos han llegado a avanzar bastante y la tecnología existe, se puede emplear, pero no de un día para otro.

 

Marlon Molina:

Claro. Bueno, eso sí estaba seguro de que iba a ser así. Ahora, ¿podríamos acreditar con esa tecnología que quien emite el voto es realmente esa persona, sin que haya rumores posteriores de manipulación, etcétera?

 

Jaime Fernández:

Sí, esto es una de las claves del voto electrónico. Por un lado tenemos que asegurar el anonimato, como en cualquier votación, ya sea de ámbito autonómico, municipal o las generales. Tiene que ser, por supuesto, anónimo y hay que estar seguro, esta es otra de las claves, y después tiene que ser auditable. Porque cuando se vota, como hemos visto que ha ocurrido recientemente en las elecciones americanas, no sólo el que gana tiene que saber que ha ganado, sino el que pierde tiene que estar razonablemente seguro de que ha perdido. Se debe poder auditar y eso es tanto una parte técnica, que se puede hacer, se puede auditar el voto electrónico, por supuesto que sí, pero también es una parte cultural. Las personas cuando ven las urnas, cuando vemos las papeletas, vemos las personas que están allí con sus con sus papeles y se puede tocar, pues hay una seguridad que es mucho más complicada de llevar al ámbito de la tecnología, porque allí necesitas especialistas que te lo auditen y confiar en ellos. Tú no puedes ir ahí a revisarlo físicamente, lo que hacen los partidos, mandar a sus gestores a revisar allí cada una de las mesas. Eso no existe en el voto electrónico. Entonces el anonimato, la seguridad y que sean auditables son las tres claves que debe tener también el voto electrónico, que no son tan sencillas.

 

Marlon Molina:

Jaime, en esta auditoría, además esperaría como ciudadano que nadie se entere de lo que yo voté, ¿no? Entonces eso es algo que también es importante de resguardar, ¿no te parece?

 

Jaime Fernández:

Sí. Y además hay un pequeño dilema. No es posible tener sistemas completamente seguros, completamente anónimos y completamente auditables. Las tres cosas a la vez no son posibles. No es posible a las tres cosas, tienes que dejar perder alguna de las tres en algún momento. Y esa es otra de los puntos clave. Cuando llegamos al voto electrónico, definirlo bien, decir por qué no son estos tres vectores posibles a la vez y que la ciudadanía lo entienda. Eso es un proceso. Por eso digo que no solamente es que la tecnología te lo permita llevarlo a la práctica, cuidar que funcione bien, sino también hay un proceso en parte cultural y por supuesto está el tercer factor, que es el económico, llevar esto a la práctica también necesita dinero, necesita unos presupuestos y después un proceso en el cual lo llevas a buen término. Y eso, de nuevo, no es inmediato. Aquí en España apenas hemos empezado ese recorrido, en otros países, la típica que se suele poner de ejemplo es Estonia, pues han llegado a tener el voto electrónico como lo conocemos desde su casa, además de seguro, te validas… esta lo han llegado a hacer con sus más, con sus menos, pero ahí está. Entonces nosotros para llegar hasta ese punto, todavía nos queda un recorrido.

 

Marlon Molina:

Bueno, es cuestión de empezar. ¿Qué pacto social y económico tendría poder contar con estas tecnologías?

 

Jaime Fernández:

Es curioso que ya en 2016 la Unión Europea sacó un informe bastante extenso, indicando todas las ventajas que ofrece el voto electrónico a cualquier país de la Unión, por supuesto económicas, pero también la reducción de costes. Porque en un primer momento es verdad que exige un presupuesto para llevarlo a la práctica, pero después el tiempo de ahorro, y no sólo el tiempo que ahorras a las personas en el proceso de la votación, sino los desplazamientos, reducir el número de mesas electorales, etcétera, después el recuento es mucho más sencillo, ya no hay esas actas tan amplias, etcétera. Ya se nombraba la reducción de costes, por supuesto, minimizar toda la parte de las colas, ahora mismo evitar el contacto directo con otras personas… En ese informe no lo nombran, pero ahora mismo sabemos que sería uno de los puntos esenciales. Evito tener que ir a un lugar con otros miles de personas, con el riesgo que eso implica. Entonces, en ese informe, ya hace cinco años, invitaban a los países de la Unión Europea a poner en práctica el voto electrónico, efectivamente, empezar en un ámbito más pequeño, municipal podía ser. Luego pasa el autonómico o por Landers si estás en Alemania y termine en unas grandes elecciones nacionales. Ya la Comunidad Europea está invitando desde hace bastante tiempo a los países a hacerlo y tenemos un país relativamente cercano, que nos está en la Unión como es Suiza, pues que también ha avanzado mucho. Muchas de sus votaciones las hacen a través del voto electrónico, pero ellos mismos, y ese el punto de los que hemos dicho, la seguridad, en Suiza se demostró que el voto podía ser manipulado, tenía algunas carencias en seguridad y han tenido que tirar para atrás. Es decir, es un poco como cualquier proceso complejo, no hay un camino directo, tienes que ir construyendo tu sendero hasta que llegues al objetivo. Así que hay que aprender, hay muchas experiencias y es, como dices, ponerse manos a la obra.

 

Marlon Molina:

Pues Jaime, muchísimas gracias por comentar todos estos temas. Estoy de acuerdo contigo en que primero hay que empezar. Y segundo empezar por cosas más pequeñas e ir a haciéndolo más grande. No se puede ir a las nacionales a la primera, pero seguro que municipales y mucho ejercicio cívico sí podemos hacer. Muchísimas gracias otra vez a ti y a acens por atendernos en esta videollamada.

 

Jaime Fernández:

Gracias a ti.

 

 

Si quieres estar a la última en tecnología y conocer todo lo que se mueve en el sector, ¡suscríbete a nuestro boletín!

Logotipo de acenews

Déjanos un comentario o cuéntanos algo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.