Cloud. Hosting. Internet. Tecnología.


‘Por qué hay que tomarse tan en serio la nube’, tribuna de José Cerdán para El Economista

16 de septiembre, 2015

José Cerdán, CEO de acens, ha escrito una tribuna para la revista Tecnología de El Economista (págs. 38-39, 16 septiembre 2015, nº 26) donde pone de relieve varias de las ventajas del Cloud: seguridad, escalabilidad, movilidad, productividad y ahorro.

 

cloud-hosting-acens

 

TRIBUNA DE JOSÉ CERDÁN

tomarse-en-serio-la-nube-tribuna-jose-cerdan-el-conomista-1 tomarse-en-serio-la-nube-tribuna-jose-cerdan-el-conomista-2

El inicio del curso tras la vuelta de las vacaciones debería ser un buen momento para interesarse por la nube, tanto desde el punto de vista empresarial como del particular.

 

Microsoft acaba de finalizar el soporte técnico para Windows Server 2003/R2. Esta decisión que puede servir de acicate para que las empresas empiecen a valorar realmente emprender el camino hacia la nube y aprovecharse de sus múltiples ventajas y beneficios. Y es que las sinergias que se pueden generar aunando las ventajas ofrecidas por el sistema operativo de mayor difusión en entornos de servidores y la flexibilidad de la nube suponen el mejor entorno para la ejecución de sistemas y aplicaciones de cualquier empresa.

 

Otra de las ventajas de la nube, relacionada con la planificación, es la escalabilidad. A diferencia de cuando compras un sistema con mayores prestaciones de las que realmente necesitas en previsión de las necesidades futuras de crecimiento o de negocio que pueda tener la empresa, la nube te permite escalar fácilmente a los requerimientos que tu empresa necesite en cada momento y adaptar tu infraestructura a las necesidades del negocio en cada momento.

 

Esto resulta especialmente práctico a la hora de facilitar la movilidad laboral de los empleados pues cada vez es más habitual tener que resolver algún asunto pendiente o solucionar algún imprevisto cuando se está fuera de la oficina. Gracias a la nube y a las aplicaciones SaaS es posible arreglar cualquier problema de forma remota sin tener que volver físicamente a la oficina. Por eso las soluciones cloud son especialmente adecuadas para aquellas empresas cuyos empleados necesitan acceso a la información corporativa desde cualquier lugar y en cualquier momento, compartir archivos con compañeros o colaboradores. Esto se traduce en un incremento de productividad para la empresa al tener disponible la información en la nube permitiendo además la movilidad total del negocio con acceso seguro en remoto al escritorio desde cualquier ubicación y con la posibilidad de compartir documentos.

 

Precisamente con los servicios en la nube, se incrementa la seguridad de los sistemas al disponer de plataformas en alta disponibilidad y redundantes, que aíslan el servicio de posibles fallos de hardware, o servicios de backup y protección de los datos necesarios para garantizar la continuidad de cualquier negocio en caso de pérdida de información ya sea por un error humano o por una incidencia. De hecho, la nube refuerza la protección de la información corporativa al alojarla en un centro de datos especializado con medidas específicas de seguridad como firewall o sistemas de defensa ante ataques de denegación de servicio y siempre atendido por personal técnico cualificado de primer nivel. A la vez que se salvaguardan todos los requisitos legales de protección de datos.

 

Al utilizar tecnologías de nube, los ahorros se producen desde el primer día por varias vías. En primer lugar, porque no hay que hacer grandes inversiones en nuevos equipos y, sobre todo, no hace falta adelantar dinero para comprar equipos o ampliar prestaciones, por lo que se trata de un aspecto muy valorado en épocas de crisis. En segundo lugar, porque se paga según el uso real que se hace de los recursos utilizados mensualmente por la empresa según las necesidades de cada negocio. Una tercera vía de ahorro viene del propio espacio físico que una compañía se ahorra al no tener que alojar dentro de su oficina los servidores. Ligado al punto anterior al no tener que albergar los equipos se produce un importante ahorro energético tanto de los consumos de luz de los propios equipos como de los equipos de refrigeración para controlar la temperatura de los equipos y la sala. La quinta gran vía de ahorro procede de los costes de mantenimiento y las actualizaciones, ya que las empresas no tienen que destinar recursos adicionales a la formación de personal técnico cualificado, ni es necesario adquirir las actualizaciones ya que, como ocurre con los servicios cloud de acens, en la nube todas las actualizaciones se realizan de forma automática.

 

Por todo ello, la nube debería ser uno de los temas a incluir en los planes del nuevo curso de las empresas. Al fin y al cabo, como bien dice el refranero español “detrás de las nubes, siempre brilla el sol”.

 

 

 

(2) Comentarios

  1. Más que obvio que la nube no es ya el futuro, si no el presente. Obviar la nube es como obviar que ahoa internet está más en el móvil que en el pc.

    Buen artículo. Saludos.


  2. Eurotronic dice:

    Nuestra experiencia dice que si a la “nube” le añades como partner tu conocimiento del cliente final, el resultado positivo está garantizado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.