“Fue un shock que el New York Times nos incluyera como una de las mejores empresas del mundo en 2020”, Joaquín Ramírez Cisneros (Fundador de Technosylva)

“Nuestro negocio consiste en generar herramientas para toda la gente, empresas, industrias y agencias que estén preocupadas por el mundo de los incendios”, comenta Joaquín Ramírez Cisneros, Fundador de Technosylva, empresa que proporciona soluciones avanzadas de software para la prevención de incendios forestales.

 

La empresa la fundó en 1997 en León y diez años más tarde le llegó la oportunidad de trabajar en Estados Unidos con San Diego Gas & Electric, que ese año había tenido que pagar 2.000 millones de dólares debido a un incendio: “Aunque los clientes más visibles pueden ser las agencias de incendios, realmente las que están invirtiendo mucho en este campo son las empresas eléctricas”. Ellas han de saber qué riesgo pueden ocasionar y qué zonas tienen que trabajar para mitigar ese riesgo: “Recuerdo que con San Diego Gas & Electric, la primera vez que pusieron nuestro sistema en marcha, las compañías aseguradoras entendieron que estaban haciendo un buen trabajo, así que le redujeron casi 80 millones de dólares anuales en la prima de seguro”.

 

“Las compañías eléctricas trabajan mucho en limpiar por abajo las líneas, para evitar que cuando haya una chispa se genere un incendio, pero aun así hay muchas situaciones que son absolutamente caóticas, por ejemplo vientos extremos que pueden ocasionar que las líneas generen descargas. Ése es el riesgo y la posible responsabilidad financiera que pueden tener”, señala Joaquín. Para evitarlo ofrecen 3 servicios principales:

  1. Analizar por dónde discurren las líneas eléctricas: mediante la supercomputación recrean millones de incendios virtuales para identificar las zonas que pueden generar grandes incendios, por ejemplo las que tienen vegetación cerca de una urbanización. Con eso hacen modelos de reducción de riesgo para priorizar sus inversiones.
  2. Prevenir el impacto del viento: Technosylva realiza en total cada día unos 300 millones de simulaciones en California para las distintas empresas con las que colabora, con el fin de determinar qué partes de sus circuitos pueden generar un potencial problema, provocado por el viento o porque haya árboles muy cerca de una línea.
  3. Evaluar los incendios activos: ver cómo pueden afectar a una línea (por ejemplo a una zona que lleve flujo a un hospital). Así la compañía está preparada por si tiene que derivar el flujo eléctrico por otro circuito.

 

The New York Times incluyó en 2020 a Technosylva entre las mejores empresas del mundo, como explica en su artículo: “Fabrica un software de modelización predictiva que permite a los departamentos de bomberos calcular hacia dónde se dirige un incendio, a qué velocidad se mueve y qué patrones meteorológicos pueden afectar a su trayectoria. Su software se utiliza en nueve estados y ha ayudado al Departamento de Bosques y Protección contra Incendios de California a predecir la trayectoria de los incendios forestales de este año, ahorrando un tiempo valioso a los que intentan extinguir las llamas”.

 

Joaquín avisa a las Administraciones de que si no se limpian los destrozos causados por el temporal Filomena se aumentará el riesgo de ignición: “Cuando hablamos de vegetación en el mundo de los incendios hablamos de combustibles. Precisamente ahora en la Sierra de Madrid el combustible se ha multiplicado por un factor de 10 con toda la caída de arbolado que ha habido por el efecto Filomena. Tenemos un grave problema en España, una cantidad enorme de biomasa que se ha convertido en una gran cantidad de madera muerta en el terreno. Ahí tenemos un problema muy importante”. Miden la nieve para ver dónde se reduce el riesgo de incendios, así como otros efectos secundarios de un incendio: “Nosotros tenemos que integrar la información de la evacuación de los medios, de hecho estamos hablando con Google para poder integrar los datos de Google Traffic, para ver dónde la gente se está dirigiendo. Una de las partes más peligrosas de la gestión de una emergencia es la evacuación, para que así los operativos tengan esa información. O efectos secundarios como puede ser la nube de humo, que siempre nos quedamos con la idea de que los incendios queman casas, pero la realidad es que por el efecto del humo hay un efecto multiplicador por 10 de muertes que se dan por el impacto a personas mayores, o a personas que, por ejemplo este año, hemos tenido el COVID y las vías respiratorias son clave”.

 

Cuando Technosylva empezó en España tenía alrededor de un millón de euros de facturación, y ahora ha multiplicado esa cifra casi por 20: “La pandemia nos ha mostrado que efectivamente se puede trabajar remotamente, se puede hacer un equipo de primera línea mundial y no tienes que estar en los grandes centros de desarrollo de tecnología. Nosotros arrancamos en León, ya somos casi 50 personas allí, y todos los desarrollos que hacemos a nivel global se hacen desde nuestras oficinas en el Parque Tecnológico de León y con mucha gente de mucha gente de allí que viene de la Universidad, pero también mucha gente de otros sitios que ha visto que en las ciudades pequeñas de España se vive extraordinariamente bien y se puede hacer trabajo que haga impacto global”.

 

 

Si quieres estar a la última en tecnología y conocer todo lo que se mueve en el sector, ¡suscríbete a nuestro boletín!

Logotipo de acenews

Déjanos un comentario o cuéntanos algo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.