“Chaise Longue Economy Seat es un rediseño más cómodo y sostenible de los asientos del avión”, Alejandro Núñez Vicente

Con sólo 22 años Alejandro Núñez Vicente ha creado el concepto del Chaise Longue Economy Seat, un rediseño de los asientos de los aviones que organiza mejor el espacio en las cabinas del avión.

“Yo llegué a la Universidad Técnica de Delft (Países Bajos) para hacer el Erasmus, y aparte de estudiar el curso de Diseño de Transportes del futuro, quería hacer un proyecto de investigación con estudiantes. La aviación es una de las cosas que más me ha gustado desde pequeño, los aviones, todo lo que tiene que ver con las cabinas… entonces vi que había un proyecto que era el Flying-V, el diseño del avión del futuro con forma de ‘V’. A mí me ofrecieron un proyecto que al principio nadie le había prestado mucha atención porque fui de los últimos en llegar. Se trataba de diseñar el asiento para la clase económica del futuro, más cómodo, más sostenible, más ligero…”. Alejandro se tiró de cabeza en este ambicioso proyecto y al final del año expuso una presentación junto a otros alumnos, en la que se encontraban directivos de empresas importantes de la aviación, los cuales mostraron curiosidad para que el proyecto continuara. Alejandro siguió desarrollando el proyecto mientras terminaba los estudios en la Universidad Brunel de Londres: “Lo presenté a una competición y ya se hizo famoso, salió en los medios de comunicación y ahora estamos trabajando en él casi a tiempo completo”.

 

A partir de las medidas del interior de la cabina del avión, donde van los pasajeros, le dieron libertad para proponer una disposición de asientos que fuera mejor para los viajeros. Vio un proyecto anterior en el que había pasajeros sentados y otros encima en una especie de columpio, cosa que no se puede aplicar en la realidad por peligro de accidentes, pero eso le inspiró para investigar en aprovechar el espacio vertical y de ahí surgió la idea: “Básicamente son dos filas de asientos donde una está elevada y la otra va a la altura normal de asientos. En la fila de abajo los pasajeros irían sentados a la misma altura en la que van ahora, mientras que la fila de arriba va un poquito más elevada, con lo cual los pasajeros de la fila de abajo pueden meterse un poco debajo de los pasajeros de la fila de arriba”, de ahí que bautizara el concepto como Chaise Longue (como los sofás que tienen una zona más alargada para estirar las piernas). Además, los pasajeros de arriba podrían reclinar sus asientos hacia atrás, con lo cual el espacio es mucho más cómodo que la clase económica actual, reordenando el espacio de manera más eficiente.

 

 

 

“En vez de haber maleteros encima de la cabeza de los pasajeros, ahora el maletero sería personal y estaría en la fila de arriba debajo del asiento del pasajero, justo debajo de las piernas. Y en la fila de abajo justo enfrente, debajo de los pasajeros de la fila superior. Cada pasajero tendría acceso a sus pertenencias”, de esta forma los viajeros no tienen que molestar al resto cuando necesitan alguno de sus objetos, y no están preocupados si guardan algo de valor. Además, la entrada y salida del avión es más rápida, ya que cada pasajero va directamente a su sitio a colocar su maleta, sin perder tiempo de estar buscando huecos donde quepa su maleta.

 

 

Las primeras ideas fueron en bolígrafo y papel, y cuando tenían más a menos clara la disposición de los pasajeros pasaron al modelado en 3D: “En el formato en 3D teníamos figuras humanas que podíamos modificar, posturas y demás, y ahí ya sí que empezamos a construir sobre las figuras humanas que habíamos extraído de la investigación previa. Usamos programas como Rhino 6, de construcción en 3D, SolidWorks y un poco Catia. KeyShot para darle un poco de vida, para que parezca real. Para construir el prototipo después hemos estado usando programas como Illustrator, para crear perfiles de piezas que hemos usado para cortar en cortadoras láser y construir el prototipo”. También han hecho simulaciones estructurales para ver la distribución del peso cuando se sientan 6 pasajeros encima de la fila de arriba o cómo respondería el asiento si hay un aterrizaje de emergencia: “Ahora estamos empezando a ver la siguiente parte del proceso, que es desarrollarlo en otros sistemas de modelado en 3D que permiten hacer simulaciones, por ejemplo cómo sería la distribución de los pasajeros en el embarque o al salir”.

 

 

Alejandro presentó con su proyecto de estudiante en los Crystal Cabin Awards, que otorga premio mayor en el mundo para la innovación en las cabinas del avión, y aunque no lo ganó sí que llegó a la fase final y cada vez más empresas y celebridades se han puesto en contacto con él para mostrar su interés. Aun así solicita más apoyo de organizaciones españolas: “Cualquier persona que esté interesada en el proyecto o quiera saber más que escriba al LinkedIn del proyecto (Chaise Longue Economy Seat) o me mande un email, yo estoy encantado de responder. También nos están llegando bastantes mensajes de apoyo, que eso se agradece siempre”.

 

Si quieres estar a la última en tecnología y conocer todo lo que se mueve en el sector, ¡suscríbete a nuestro boletín!

Logotipo de acenews

Déjanos un comentario o cuéntanos algo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.