“El Voluntariado Tecnológico de acens nos está viniendo muy bien”, Mila Benito (Fundación Banco de Alimentos de Madrid)

Mila Benito, Directora de Marketing y Comunicación de la Fundación Banco de Alimentos de Madrid, comenta a acens.tv el beneficio de sentirse acompañada durante la transformación digital: “Sobre todo esa sensación de que siempre tienes a alguien al otro lado. Tenemos una persona con cara y ojos que sabemos que por cualquier cosa le podemos llamar, aunque realmente ha habido muy pocos problemas”.

 

 

El primer banco de alimentos del mundo nació en Phoenix (Estados Unidos) en el año 67: “Surgió por una idea muy sencilla, y es que alguien se dio cuenta de que por un lado había mucha comida que se desperdiciaba en las tiendas de alimentos que estaba próxima a caducar y no iba a dar tiempo a vender. Incluso en los propios hogares, en las basuras de la gente se veía que se tiraba mucha comida, mientras que en otras partes de Phoenix había mucha gente que pasaba necesidad. A partir de ahí empezaron a surgir otros bancos. Se extendió a Canadá, a Europa”. Unos años más tarde llegó a España, primero a Barcelona y luego a Madrid en 1995.

 

“Nuestra labor es muy sencilla, es recoger todo tipo de alimentos de manera gratuita y distribuirlos de nuevo entre la gente más necesitada de la Comunidad de Madrid, que está en pobreza y en riesgo de exclusión social, que es una de cada seis personas de la Comunidad de Madrid. Es increíble el dato, pero este es un dato de antes de la pandemia. Estamos esperando que salgan cifras oficiales, pero la necesidad muchas veces pensamos que está en los países del Tercer Mundo y en Madrid también existe. No hay hambruna, lógicamente, pero sí que hay carencias alimentarias”. Su fuente de ingreso de alimentos es diversa:

  • Donaciones que vienen a través de operaciones kilo, que se realizan en empresas, en colegios o a través de particulares que toman iniciativas, con grupos de amigos y familiares
  • La gran recogida de alimentos de noviembre, una operación de fin de semana que supone un 13% de lo que ingresan
  • Programas de europeos de fondos de ayuda a la población más desfavorecida, a través de los cuales les llegan frutas y hortalizas de retirada
  • La industria alimentaria dona los productos que están próximos a caducar

Antes de la pandemia estaban en 300 suscriptores, quienes donan una cantidad mensual periódica. A partir de abril subieron a 800 y ahora mismo están en 1.300: “Tener donantes periódicos que se van a mantener contigo, aunque sea por una cantidad muy pequeña de 10 € o 15 €, te permite saber que vas a tener cubiertos los gastos fijos”. Muchas veces alcanzan acuerdos con empresas privadas para poder cumplir su misión, buscando alianzas estratégicas: “Realmente hemos llegado a algunas bastante interesantes. Por ejemplo, nos ayudan a conseguir los precios más baratos del mercado, nos ponen en contacto con sus clientes de alimentación para que nos ofrezcan sus mejores condiciones… La verdad es que es clave para nosotros la colaboración con las empresas”. Otra de sus acciones es el apadrinamiento de calles: “En todos los almacenes hay muelles donde tenemos los alimentos para clasificarlos, etiquetarlos, comprobar las fechas de caducidad, etcétera. Y cada uno de esos muelles forma una calle o una plaza. Una empresa puede patrocinar una calle y se le pone una placa tras un compromiso de donación de tres años. ¿Y cuál es la ventaja para la empresa? Aquí se rueda muchísimo porque vienen muchas veces las televisiones a entrevistarnos, entonces se les da visibilidad”.

 

La Fundación Banco de Alimentos de Madrid la mueven 408 personas con una media de edad de 63 años, todas voluntarias por estatutos: “No hay ningún directivo remunerado y solamente hay 21 personas contratadas, que es la gente que por ley tenemos que contratar, porque están moviendo los toros en los almacenes, en los muelles, y entonces no tenemos más remedio que contratarlos porque necesitan una cualificación. Esto es algo que nos distingue mucho de otras organizaciones. Y luego por otro lado, no invertimos nada en publicidad. El 98% de lo que recaudamos va dedicado a la misión, es decir, a la distribución de los alimentos y a la atención de las entidades benéficas”.

 

Todos los meses reparten más de 2 millones de kilos de alimentos, lo que requiere disponer de una gran infraestructura y de una organización como cualquier empresa: “Normalmente se da una circunstancia en los voluntarios, hay algunos que vienen de ser profesionales en una empresa, por ejemplo, y quieren seguir aportando su conocimiento profesional a favor de nuestra causa. Pero hay otros que les ocurre justamente lo contrario, que vienen de trabajar profesionalmente en el sector que sea, y lo que quieren justamente es hacer algo completamente diferente. Incluso a veces nos encontramos con gente muy cualificada y nos dicen no, yo lo que quiero es clasificar alimentos. Ya esa etapa de mi vida profesional la he pasado”.

 

“Todos los premios la verdad es que nos hacen mucha ilusión, porque es un reconocimiento al trabajo. Pero bueno, hay dos que nos parece que son más importantes”, comenta Mila, mencionando el Premio Príncipe de Asturias en el año 2012 a la Concordia, y la medalla de plata de la Comunidad de Madrid en 2009. Además, este año cumplen un cuarto de siglo: “Estamos celebrando nuestros 25 años en el Banco de Alimentos de Madrid, desgraciadamente en un año muy malo con la pandemia”.

 

«Llegó marzo y con el confinamiento la verdad es que fue un tsunami. Nos creció la demanda de personas pidiendo alimentos en un 40%, que se dice pronto, de repente nos pusimos de 140.000 personas que atendíamos en 190.000 pidiendo ayuda. Nos quedamos sin voluntarios porque pertenecían a la población de riesgo y estaban confinados en sus casas. Lanzamos mensajes por redes sociales y la verdad es que en muy poco tiempo conseguimos 300 voluntarios jóvenes que se pusieron con nosotros a trabajar en el almacén en tareas de distribución, algunos poniendo su coche para llevar los alimentos”. Las donaciones bajaron porque no se podían hacer físicamente. La Fundación trabaja a través de 540 entidades benéficas y comedores sociales que reparten esos alimentos, pero que tuvieron que cerrar: “Fue realmente una situación horrible. Pero también es verdad que nos organizamos de una manera bastante rápida. Recibimos muchas ayudas. Por ejemplo, tuvimos una ayuda fundamental que todavía tenemos, que es la ONG del chef José Andrés, World Central Kitchen, que nos elaboraba menús todos los días. El Ministerio de Defensa, dentro de la Operación Balmis, nos puso a disposición Policía Nacional, Policía Municipal y Bomberos, cuerpos que nos ayudaron a distribuir los alimentos”.

 

A todo ello se sumó la dificultad de trabajar sin estar digitalizados: “En ese momento nos dimos cuenta de que no podíamos trabajar si no estábamos conectados. A través de nuestro departamento de informática se contactó a acens. Quiero daros las gracias por toda la ayuda que nos habéis prestado durante esta pandemia, por vuestras herramientas, vuestra colaboración, vuestros cursos, vuestra dedicación a hacer nuestro trabajo más fácil, más productivo y sobre todo a poder hacer nuestro trabajo porque no hubiéramos podido, seguramente, sin este tipo de herramientas”.

 

Mila pensaba que iba a ser prácticamente imposible que los voluntarios dominasen las herramientas de Office 365, por su edad y por no estar acostumbrado a herramientas tecnológicas de colaboración, pero para ello disponían de Formación acens: “Los cursos son muy buenos. Se han utilizado para la gente que necesitaba acceder a la herramienta. Para nosotros Teams ha sido fundamental para poder estar conectados. Mantenemos todas las reuniones a través de Teams”. Además, Mila destaca el ‘Voluntariado Tecnológico de acens’, en el que muchos empleados se pusieron a disposición de la Fundación para donar sus conocimientos tecnológicos en todos los campos: Seguridad, Diseño, Programación, Comunicación, etc. “Nos ha venido muy bien porque seguramente es la parte en la que estamos menos profesionalizados. Se ha contado con él para una serie de tareas, asesoramiento y desarrollo de algunas cosas que no teníamos implementadas”. Así consiguieron ponerse al día en seguida con las herramientas.

 

 

Perfiles en Redes Sociales

Facebook

Twitter (@bancoalimadrid)

YouTube

Instagram (@bamadrid_org)

 

 

Apple iTunes

iVoox

Google Podcast

Spotify

Tune In

 

 

Si quieres estar a la última en tecnología y conocer todo lo que se mueve en el sector, ¡suscríbete a nuestro boletín!

Logotipo de acenews

Déjanos un comentario o cuéntanos algo.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.