Cloud. Hosting. Internet. Tecnología.


Making Of: Cómo grabamos la visita en 360º al CPD de acens

17 de abril, 2018

Grabar un vídeo en 360º es más sencillo de lo que parece. Daniel Martínez (Realizador y editor de vídeo en VideoLAB) nos explica cómo se grabó el vídeo en 360º del centro de datos de acens: “Siempre nos quedamos con un único punto de vista si tenemos un vídeo y muchas veces nos gusta mirar por las ventanas, mirar qué es lo que hay a nuestro alrededor, cómo son las salas, cómo son los pasillos… nos gusta ver muchas más cosas, ¿no? Y eso nos lo posibilita la tecnología 360º, el VR”. Estas grabaciones han sido posibles gracias a la colaboración de OnDa Telefónica.

 

 

Una visita 360º permite ver un edificio sin necesidad de desplazarse físicamente, como comenta Daniel: “Los comerciales van a poder mostrar este contenido a los clientes, sobre todo para que puedan confiar y ver de primera mano las medidas de seguridad y toda la protección de datos del CPD de acens”.

 

“Es una cámara que parece poca cosa porque no es muy aparatosa, es pequeñita y funciona realmente con dos cámaras de 180º”, cuenta Daniel a acens.tv. Gracias a las dos cámaras se cubren todos los ángulos, por ello a la hora de grabar tendremos que ocultarnos para no salir en los planos (a no ser, claro está, que queramos aparecer).

 

Una vez grabadas las tomas se descargan en el programa que incluye la propia cámara: “Es un material muy pesado. Viene grabado con la cámara frontal y la cámara trasera con unos espacios en negro. Esos espacios en negro tenemos primero que “coserlos”, que es como sería la traducción literal en inglés”. El programa se encarga de ese procesado inicial para eliminar los espacios en negro, de “coser” las imágenes.

 

Una vez que procesamos el material es cuando podemos empezar a crear el vídeo. “Vamos a editarlo como si fuera un vídeo normal”, por ejemplo con un programa como Premiere: “Vamos a poder tocar todo, vamos a poder meter el sonido…”, con líneas de tiempo como si se tratase de un vídeo de 2D.

 

“A la hora de exportarlo simplemente vamos a indicar en los metadatos que se trata de un vídeo 360º”, comenta Daniel: “Cualquier reproductor 360º va a poder interpretar el vídeo como VR”. Este renderizado puede tardar varias horas.

 

Cuando esté exportado lo vamos a subir como un vídeo normal en YouTube, Facebook… ya que al haber marcado los metadatos las plataformas van a reconocer que se trata de material VR 360º: “YouTube también lo va a interpretar y va a aparecernos en el reproductor de vídeo el pad para explorarlo, o vamos a poder explorar nosotros mismos arrastrando con el ratón en la imagen que tenemos”. Además, podremos ver el vídeo en modo Realidad Virtual si tenemos unas gafas VR o un móvil preparado para ello (en este caso habrá que pulsar el icono de gafas que aparece de YouTube).

 

 

Busca tu dominio

  • www.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.